Enevejecer es un privilegio


10-05-2016

No estoy segura cuando exactamente comenzó, pero creo que fue entrando a los 26, al darme cuenta que ya estaba mas cerca de los 30 que los 20. No se si fueron también los chistes de edad de amigos, o si fue el darme cuenta que no siempre seré “joven”, o darme cuenta que mi metabolismo no era el mismo, y los dolores de rodilla comenzaron, las arrugas empezaron a aparecer y las canas a apoderarse de mi cabello jaja

No se exactamente cuando pero comencé a resentir cumplir años y la idea de “envejecer”. A todos nos pasa no? Dejando la “juventud” atrás y ver los años pasar y acumularse… toma un poco de tiempo acostumbrarse a la idea.

PERO, cuanto mas “envejezco” mas aprendo y comienzo a ver la verdadera belleza de la vida. De repente me doy cuenta que las temporadas de la vida tienen un ritmo perfecto, me doy cuenta que no lo se todo como pensaba (😝) y me doy cuenta que hay tanto que aprender y desaprender. Me doy cuenta que esto es el proceso de “llegar a ser” la persona que fui creada para ser; que la vida es un viaje y vivir está en el proceso.

Pero más que cualquier otra cosa, con cada flor que se marchita, cada corazoncito que comienza a latir y cada corazón que respira su ultimo aliento, me doy cuenta que LA VIDA ES UN PRIVILEGIO. Envejecer es un privilegio! Y la vida es hermosa! – con todas sus imperfecciones y desastres.

Me siento AGRADECIDA, feliz y orgullosa de cumplir 31 años. Son 31 años que testifican de la fidelidad de Dios, su amor, Su GRACIA, su poder, su provisión, su fortaleza, su protección, y su magnificencia. 31 años de memorias, de amor dado y recibido, de canciones y música, de sueños, de esfuerzo y arduo trabajo, de logros, de sacrificios, de invertir en el reino de Dios, de serle fiel, de hacer el bien sin cansarme, de servicio, de vivir por y para Él. Y este es solo el comienzo!!!

Doy gracias a Dios por el regalo de la vida y el poder compartirla con mi seres queridos y con ustedes mis amigos y hermanos, y doy gracias a Dios por el privilegio de “envejecer”! 🙂

Y por último, gracias a ustedes por su apoyo, por sus palabras de aprecio y aliento que muchas veces han llegado en momentos claves que necesitaba una palmadita en la espalda y saber que lo que hacemos para Dios no es en vano; que en sus manos somos para bendición. Y gracias por celebrar conmigo mis 31!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s